Sobre la obra

«La protésica (…) no alcanza su objetivo más que en el momento en que crea cuerpos de extensión que no solamente reparan al viejo cuerpo, sino que aumentan sus capacidades y lo transfiguran. Desde este punto de vista, los inválidos son los precursores del hombre del mañana.» Sloterdijk

BORDER es una obra de teatro unipersonal que surge a partir de varios ejes disparadores: el surgimiento de la protésica como forma de potenciar las capacidades del propio cuerpo; las nuevas formas de mediatización y la relación con una industria cultural siempre ávida de nuevas tendencias. La figura del cyborg y las infinitas posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías, son temas recurrentes en los debates actuales. En este sentido, la obra tiene una fuerte impronta contemporánea, ya que, sin abordar estas problemáticas de manera explícita, las plantea tangencialmente durante el desarrollo de la historia.

La obra es una comedia dramática que transita por el borde de una línea decididamente ambigua, en el límite entre lo trágico y lo cómico, lo absurdo y lo realista. Las situaciones que se suceden recorren diferentes estados emocionales y climas por los que irá transitando la protagonista de manera progresiva hasta el desenlace final. En este trayecto se sucederán diferentes momentos, algunos con un tinte más cercano e íntimo y otros de absurda extrañeza, mientras un halo de suspenso recorre el ambiente.

Border se propone indagar en el formato unipersonal logrando extender sus fronteras; habilitando, a través del uso de soportes audiovisuales, nuevas posibilidades. En este sentido la obra se propone trascender el tradicional monólogo teatral para intentar dar respuesta a preguntas como: ¿Qué hacemos cuando estamos solos? ¿Necesariamente el unipersonal implica el hecho de estar solo? ¿Quiénes son los otros y de qué manera se hacen presentes o cómo pueden corporizarse en la escena? A su vez, la incorporación de elementos provenientes de la danza contemporánea, nos permiten enriquecer la obra, potenciando así, el cruce de lenguajes.  De esta manera, la actuación, la danza y el video se entrelazan como medios fundamentales para contar esta historia.

Este espectáculo ha sido ganador de Escena Santafesina 2017 y cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro.

FICHA TÉCNICA

Texto y actuación: Melisa Martyniuk.

Dirección: Verónica Leal.

Diseño audiovisual: Facundo Kaminsky.

Asesoramiento coreográfico: Virginia Brauchli.

Diseño de luces: Carla Tealdi.

Diseño escenográfico: Maximiliano Arana.

Vestuario: Soledad Mercado.

Supervisión de puesta en escena: Matías Martinez.

Fotografía: Ariel Smania.

Diseño gráfico: Lucía Macellis.

Asistencia técnica: Iván Kozenitzky / Cristian Ferreira Da Cámara.